Pedro Zamora: “No hay periodismo de investigación sin vocación crítica”

Por: Elena González Antequera

pedroz

El veterano periodista Pedro Zamora, nacido en Jalisco, posee una sólida experiencia en reportajes de investigación. Además, es diplomado en Derechos Humanos por la Universidad Iberoamericana. De hecho, en sus textos conjuga la indagación con el mencionado campo legislativo. Para Zamora, el periodismo es, pues, sinónimo de investigación. Actualmente, se le puede leer como corresponsal del diario Proceso y como director del diario digital Colima 3.0, que acaba de cumplir un año de vida en Internet.

No obstante, reconoció que hay distintos factores que inciden en que no se produzca en ocasiones periodismo de investigación. Dos de ellos son la falta de inversión económica y de personal. Muchas veces, esta situación desemboca en un “círculo vicioso” en el que se acumulan la ausencia de interés del propio redactor con la carencia de motivación de la empresa.

Paralelamente, la falta de práctica de un periodismo de investigación hace que muchos periodistas no aprendan esta manera fundamental de ejercer el oficio de informar. “Si el medio no tiene vocación crítica no va a hacer periodismo de investigación”, añadió en este sentido el informador.

Por ello, hizo mención a una cita de George Orwell: “Periodismo es descubrir y difundir aquello que alguien no quiere que se sepa”. Además, recordó las importantes consecuencias de las buenas indagaciones periodísticas, como es el ejemplo de uno de los referentes en esta materia, el caso Watergate. Éste provocó la caída de uno de los hombres más poderosos del mundo en 1972, el entonces presidente de los Estados Unidos, Richard Nixon. Tras el descubrimiento de todo un entramado de espionaje, Nixon fue forzado a dimitir. Los periodistas que sacaron a la luz este caso de corrupción, Woodward y Bernstein, tuvieron el apoyo económico de su medio, el Washington Post.

Recomendaciones

Los consejos que dio Pedro Zamora a los jóvenes periodistas que quieran ahondar en este género son los siguientes:

1.- Estar informado todo el tiempo, saber leer entre líneas y entender la dinámica periodística.

2.- Determinar el tema de la investigación. Cualquier situación puede ser punto de partida para una investigación.

3.- Formular una hipótesis de trabajo. La idea inicial es el hilo conductor de la búsqueda.

4.- Delimitar la búsqueda.

5.- Ir con la mente abierta. No forzar las cosas. Se puede cambiar el rumbo de la investigación e incluso suspenderla si no hay materia. La honestidad del periodista es importante.

6.- Hay que buscar la novedad. Revisar todo lo importante que hay publicado sobre el tema para no repetir. Esto además servirá de contexto y base del reportaje.

Fuentes

En cuanto a las fuentes, hasta el 2002 el periodismo de investigación en México dependía de filtraciones. No obstante, ese año se puso en marcha la Ley Federal de Transparencia y Acceso a la Información Pública. Esta legislación se ampara por el artículo 6 de la Constitución Mexicana que sostiene que el derecho a la información será garantizado por el Estado. En este sentido, se puede solicitar a las distintas dependencias contratos de obra, nóminas, presupuestos, etcétera, a excepción de datos personales o información confidencial.

A juicio de Zamora, a pesar de estos avances jurídicos, se requiere sobre todo voluntad política, ya que los funcionarios siguen buscando maneras para retrasar la entrega de la información, o dan la mínima información. Aún así, Zamora insiste en que hay otros medios para conseguir información pública, tales como archivos públicos, registros civiles, hemerotecas, etcétera, a través de medios físicos o virtuales. Zamora hizo referencia al columnista Manuel Buendía, que tenía su propia hemeroteca en casa, que consistía de recortes de periódico sobre temas que le interesaban. De esta manera, configuraba su propia agenda, con asuntos como el espionaje o la CIA en México, a la que añadía revelaciones de confidentes. Sus columnas de opinión eran auténticos reportajes, convirtiéndose en muchos casos en notas principales.

A nivel personal, uno de los casos que comentó Pedro Zamora fue un reportaje titulado “Amistad lucrativa” publicado en la revista Proceso, en la que destapó los privilegios y tráficos de influencia derivados de la relación de amistad entre el ex presidente Vicente Fox y el notario guanajuatense José Luis Reyes Vázquez. El periodista reveló que Fox intercedió para que Reyes obtuviera una patente de notario en Nayarit, una licencia que supuso una violación de norma al no ser el letrado originario de esa zona. Esta concesión provocó las protestas de sus colegas de profesión en Nayarit al considerar este trámite como ilegal.

Los métodos de investigación empleados por Zamora fueron varios. Por un lado, acudió a registros públicos y catastros para consultar documentos de escrituras de departamentos de lujo y oficinas en lugares exclusivos. También se hizo pasar por cliente para conocer la renta de estos inmuebles. Igualmente, unas trabajadoras le filtraron algunos datos sobre el caso que le valieron para su búsqueda. Otro notario le comentó que Reyes estaba construyendo su propio edificio, pero le pidió que no saliera su nombre. Zamora se fue al catastro para ver las escrituras, pero éstas estaban a nombre de una empresa. Indagó acerca de dicha sociedad y averiguó finalmente que el 90 por ciento de las acciones de la empresa estaban a nombre del notario Reyes Vázquez y el 10 por ciento restante a nombre de su esposa.

Zamora remarcó que éste fue el segundo reportaje de mayor impacto de la revista Proceso, y afirmó que los detalles pequeños como una foto en una revista, un simple comentario o una pequeña filtración pueden fortalecer el marco de una investigación.

Amenazas

En el apartado de preguntas, Zamora reconoció que sí ha recibido amenazas a lo largo de su extensa carrera, como las que sufrió tras unas investigaciones que no llegó a publicar sobre tráfico de drogas en el puerto de Manzanillo u otra información sí desvelada en la revista Contraste sobre un caso de lavado de dinero. Defendió en este sentido que hay que actuar con precaución y tomar ciertas medidas de seguridad. “El mayor riesgo muchas veces es el lenguaje que utilizamos para escribir”, dijo.

Zamora concluyó su intervención señalando que “el trabajo de periodista es sacrificado pero muy gratificante”. Finalizó citando a Gabriel García Márquez: “Aunque se sufra como un perro, no hay mejor oficio que el periodismo”.

Tiempos de rabiaEl dedo en la herida

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s