Lydia Cacho: “Si hay buen periodismo, hay vida”

Por: Elena González Antequera

LOS_DEMONIOS_DEL_EDENLos demonios del Edén: la cruzada de Lydia Cacho muestra el ejemplo de lucha de la periodista mexicana en contra de la corrupción, a través del proceso judicial que se derivó de su libro sobre una red de prostitución de menores en Cancún por parte de varios empresarios. Los pasos dados por Cacho descubren todo un entramado de influencias ilegales entre poderes económicos, políticos y judiciales. Se pone en evidencia y se denuncia así el funcionamiento de las instituciones.

Curiosamente, Lydia Cacho se trasladó a Cancún con la idea de escribir poesía y hacer periodismo cultural. El seguimiento informativo del caso de una joven que denunció haber sido víctima de abusos y de pornografía infantil le llevó por caminos bien distintos. La redactora comenzó a buscar más datos y destapó una organización que además de abusar de menores, las amenazaba de muerte a ellas y sus familiares en el caso de que denunciaran los hechos.

Los cabecillas de la red a los que se hace referencia en la pieza documental son los libaneses Jean Succar Kuri, apodado “El Johny”, gestor de Villas Solymar en Cancún, y su amigo Kamel Nacif, conocido “El rey de la mezclilla”, empresario del sector textil. Nacif fue acusado además de explotación laboral y de contaminación de acuíferos por la actividad de su empresa. De estos asuntos se ofrecen testimonios de trabajadores de la plantilla e imágenes de cauces contaminados junto a su nave industrial.

El textilero, por su parte, interpuso una demanda civil por presuntos daños, perjuicios y difamaciones en contra de Lydia Cacho. Esta iniciativa originó un calvario para la reportera, ya que fue llevada prisionera desde Cancún a Puebla, donde fue torturada y sufrió un intento de violación. Fue éste el principio de un largo proceso judicial, que duró varios años. Finalmente, la Suprema Corte dio la razón a la periodista, tratándose de la primera mujer mexicana que llevó un caso sobre derechos humanos y periodismo hasta esta alta instancia judicial. El documental pone el acento también en las duras condiciones a las que se enfrentan precisamente los activistas en México a la hora de defender sus valores.

De hecho, Los demonios del Edén: la cruzada de Lydia Cacho demuestra las enormes trabas que sufren el periodismo de investigación y el activismo contra el poder establecido, ya sea económico o político, que se encuentran emparentados entre ellos, y el poder judicial, según se destaca en el documental. En el apartado político, se aportan pruebas (conversaciones telefónicas grabadas, por ejemplo) de que Kamel Nacif tenía una estrecha relación con el entonces gobernador de Puebla, Mario Marín Torres.

Tan estrecha era esta amistad que Nacif le pidió que intercediera y le ayudara en su cruzada contra la periodista. Llegaron a organizar incluso una hipotética violación por parte de una reclusa en el periodo en el que Lydia estuvo en la cárcel, aunque ésta no se llegó a producir. Mario Marín negó que fuera íntimo de Nacif en declaraciones públicas a una televisión, a pesar de la evidencia mostrada por las grabaciones.

Por otro lado, el tráfico de influencias alcanzó hasta niveles judiciales, según se señaló por parte de la Suprema Corte, que ordenó investigar a los empresarios, al gobernador y a la procuradora de Puebla, sobre la que se siembran dudas así en cuanto a su supuesta independencia con respecto a otros estamentos públicos. La Suprema Corte dictó que se reiniciara la investigación al apuntar a indicios de relaciones con el crimen organizado. No obstante, hubo pruebas que se “perdieron” por el camino, una de las víctimas fue sobornada y emigró a Estados Unidos, aunque el resto de las menores continuó el proceso.

En conclusión, la sentencia falló a favor de Lydia Cacho en 2007, abriéndose así la puerta a la esperanza, según remarcó Lydia Cacho en el documental. Apeló ella a la responsabilidad de los ciudadanos para que la corrupción deje de calar en la sociedad. Criticó al propio sistema judicial por considerar que hay “funcionarios escribanos” que no investigan, y que por ello “hay que dárselo todo mascado”. Sin embargo, demostró optimismo al señalar que hay partes a las que no llega la corrupción del crimen organizado, que es calificada como “narcocracia” de acuerdo con uno de los testimonios mostrados en esta pieza audiovisual.

En mi opinión, Lydia Cacho es un ejemplo de lucha, de coherencia y de periodismo de investigación que, por definición, denuncia la parte más oscura del poder. El suyo es un periodismo valiente que ha servido para cambiar las cosas. Destapó un caso de corrupción que iba más allá de un tema principal como es el abuso de menores. Sacó a la luz los entresijos del poder, las amistades peligrosas con el ámbito empresarial y los vergonzosos enlaces con los departamentos judiciales y policiales. En contra de todo ello, una investigación como la de Cacho remueve conciencias en la opinión pública, remueve expedientes en altas instancias judiciales y ofrece un cambio en la sociedad. En este caso se ha ido más allá de la revelación y un fallo de castigo en contra de corruptos, se ha dado un mensaje a la sociedad y a otros periodistas de que el periodismo puede luchar contra las malas prácticas en el poder. Si bien, como también apuntó un periodista en el documental, por cada muerte de un periodista hay varios medios de comunicación y periodistas que dejarán de husmear en temas incómodos, es posible otro periodismo. En palabras de Lydia Cacho: “si hay buen periodismo, hay vida”.

Anuncios

One thought on “Lydia Cacho: “Si hay buen periodismo, hay vida”

  1. La red ÉticaSegura, promovida por la Fundación Gabriel García Márquez para el Nuevo Periodismo Iberoamericano, tiene como objetivo abrir un espacio de reflexión acerca de los desafíos éticos del periodista. Esta plataforma se ha hecho eco del artículo sobre Lydia Cacho a través de Twitter (https://twitter.com/EticaSegura/status/580722951814774785) y de Scoop.it ( http://www.scoop.it/t/periodismo-etico/p/4039918614/2015/03/25/lydia-cacho-si-hay-buen-periodismo-hay-vida )

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s