‘El hijo de la novia’, una película para no olvidar

001_0uvjnp

1.- Identificación del film

a) Ficha técnico-artística del film

El hijo de la novia

  • Dirección: Juan José Campanella
  • Producción: Coproducción Argentina-España: Pol-Ka Producciones, Jempsa, Patagonik Film Group, Tornasol Films
  • Guión: Fernando Castets, Juan José Campanella
  • Edición: Camilo Antolini
  • Fotografía: Daniel Shulman
  • Música: Ángel Illarramendi
  • Distribución: Tornasol Films S.A. (España)
  • Duración: 124 minutos
  • Año de producción: 2001
  • Intérpretes: Ricardo Darín, Héctor Alterio, Norma Aleandro, Natalia Verbeke, Eduardo Blanco, Gimena Nóbile, Claudia Fontan, David Masajnik, Atilio Pozzobon, Salo Pasik
  • Sinopsis: Rafael dedica 24 horas al día a su restaurante, está divorciado, ve muy poco a su hija, no tiene amigos y elude comprometerse con su novia. Además, desde hace mucho tiempo no visita a su madre, internada en un geriátrico porque sufre el mal de Alzheimer. Una serie de acontecimientos inesperados le obligan a replantearse su vida. Entre ellos, la intención que tiene su padre de cumplir el viejo sueño de su madre: casarse por la Iglesia.

b) Identificación histórica

El hijo de la novia se rodó y está ambientada en la ciudad de Buenos Aires (Argentina). La historia narrada en esta película está fuertemente ligada a la actualidad socio-económica argentina de la época en la que se rodó. Entre 1999 y 2002 se dio un periodo en este país conocido como la “crisis económica argentina”, en el que se produjo el fenómeno llamado “el corralito”. El país sufrió una considerable merma de inversores y capitales, por lo que entró en graves dificultades en la balanza económica.

En relación con la cinta, se hace referencia a este contexto económico en la primera conversación que mantiene el personaje de Ricardo Marín con el empresario que quiere comprarle el restaurante. Este inversor hace alusión directa a la “crisis”. También se reflejan estas circunstancias económicas en el cierre de la cafetería que se encuentra enfrente del restaurante, en la precaria situación laboral de Juan Carlos, el amigo de la infancia de Rafael Belvedere, o en la dificultad de Natalia, la novia de Rafael, para encontrar trabajo..

También Rafael, el personaje de Darín, vive los contratiempos de esta crisis en su restaurante. El estrés laboral, junto a otros factores de su vida personal, es uno de los causantes de que el protagonista acabe sufriendo un ataque al corazón. La crisis económica argentina se traslada pues al plano social y emocional de los personajes, en su compromiso con los demás o la carencia de este valor, en los propios objetivos y sueños personales.

Breve semblanza del director y de los actores principales

juan_jose_campanellaricardo_darin_representante_christian_manzanelli_ricardo_darin_contrataciones_christian_manzanelli_shows-414533786403666espectaculos4_gfh1roor7_1_2222

Juan José Campanella: El director de cine y televisión y guionista nació el 19 de julio de 1959 en Buenos Aires (Argentina). Su película, El secreto de sus ojos, ganó el premio Óscar de la Academia de Hollywood en 2010 como Mejor película de habla no inglesa. Otras de sus películas más conocidas son El mismo amor, la misma lluvia (1999); El hijo de la novia (2001) y Luna de Avellaneda (2004), todas ellas cuentan con el actor Ricardo Darín como protagonista. En 2014, fue homenajeado en la Cámara de Diputados de la Nación Argentina por su trayectoria y mérito.

Ricardo Darín: Es reconocido internacionalmente por su faceta de actor, aunque también ha ejercido como director y guionista. Nacido en Buenos Aires el 16 de enero de 1957, se estrenó en una actuación teatral a los 10 años. Comenzó a despuntar desde sus primeros papeles en el cine, en cintas como El mismo amor, la misma lluvia. Nueve reinas fue su impulso definitivo. Su fama saltó fronteras con filmes como El secreto de sus ojos, del año 2009, que ganó el Óscar como Mejor película de habla no inglesa, y El hijo de la novia, nominada en la misma categoría en 2011. Una de sus últimas actuaciones es Relatos salvajes, que también fue candidata a los premios de la Academia. Cuenta con doce nominaciones a los premios Cóndor de Plata y tres a los premios Goya.

Héctor Alterio: Nació el 21 de septiembre de 1929 en Chacarita, Buenos Aires (Argentina). El veterano actor es conocido por sus papeles en La Tregua (1974), Camila (1984), La Historia Oficial (1985), Cenizas del Paraíso (1997) y El hijo de la novia (2001). Casado con Ángela “Tita” Bacaicoa desde 1969, el matrimonio tiene dos hijos, los también actores Ernesto y Malena Alterio. Entre sus numerosos premios, Alterio cuenta con el Goya de Honor (2004) y el Cóndor de Plata a su trayectoria (2010).

Norma Aleandro: Nació el 2 de mayo de 1936 en la ciudad de Buenos Aires (Argentina). Es una laureada actriz, guionista y directora de teatro, conocida como la Gran Dama del Teatro y Cine argentinos. Protagonizó La Historia Oficial (1985), primer filme argentino en ganar el Óscar a la mejor película de habla no inglesa en 1986, por el cual ganó el premio del Festival de Cannes a la mejor actriz. Fue la primera intérprete argentina nominada al Óscar por su papel en Gaby: a True Story (1989). En 2004 fue designada como la primera presidenta de la Academia de las Artes y Ciencias Cinematográficas de la Argentina. En 2014 fue homenajeada en la Cámara de Diputados de la Nación Argentina por su trayectoria y mérito; y recibió un Doctorado Honoris Causa por parte de la UADE.

2.- Señalamiento de los elementos plásticos y dramáticos

La película arranca con un “flashback” en el que el espectador viaja a la infancia de Rafael. La fotografía se muestra entonces distinta, con tonos más oscuros. Hay un guiño al fútbol, a los clubes argentinos de Boca Juniors y del River Plate, a través de las camisetas que llevan algunos niños. También hay una referencia al personaje de El Zorro, cuando Rafael hace la señal de la “zeta” al balón que le llega.

Uno de los recursos que el director emplea en el Hijo de la novia es destacar el reflejo de Rafael en la puerta de cristal del geriátrico, cuando Norma vuelve al interior del edificio. La imagen de Norma y la de Rafael coexisten de esta manera en un mismo plano y Rafael parece tomar mayor conciencia de la situación de su madre, adentrándose así en el pensamiento del personaje.

Otra escena muy interesante es cuando Rafael es trasladado a quirófano. Aquí Campanella hace uso de planos subjetivos para mostrarnos la visión del protagonista mientras está tumbado en la camilla. Se trata de planos cortos, algo desencuadrados, que aportan mayor dramatismo a la escena de tensión de la que se hace partícipe al espectador metiéndose en la piel del protagonista.

Por otro lado, se usa un plano cenital cuando Rafael despierta después de haber sufrido el infarto, tras lo cual, la cámara se sitúa a la altura de los personajes encuadrados: Rafael y Natalia. El espectador primero observa la escena desde la distancia (desde arriba) para luego irse acercando a la pareja y ser testigo de la conversación, formando parte de este momento íntimo.

En lo que se refiere al uso de la cámara, también es interesante el paneo que se hace en el restaurante cuando los compañeros le dan un recibimiento sorpresa a Rafael. En esta escena se incluyen poco a poco todos los presentes en el restaurante, demostrando que efectivamente Rafael tiene a muchas personas que se preocupan por él.

Otra de las técnicas que el director repite en El hijo de la novia es el difuminado en las escenas de diálogos entre dos personajes. La persona que habla aparece más clara, mientras que el oyente “pierde” claridad, lo cual provoca un contraste que hace que la mirada se pose en quien toma la palabra. Esto se puede apreciar en la discusión que Rafael tiene con Natalia al llegar a casa después de haber salido del hospital y también en la conversación entre Rafael y su amigo Juan Carlos.

La música juega un papel discreto a lo largo de toda la película, en la que el peso cae principalmente sobre los diálogos ingeniosos y la actuación de los intérpretes. No obstante, una suave música de fondo introduce uno de los momentos más bellos, tiernos y entrañables de toda la historia: el instante en el que Nino le pide matrimonio a Norma. Es la antesala de algo emocionante que va a pasar, como así es. La música empieza a sonar cuando Rafael y su hija Victoria abandonan la sala para que Nino y Norma se queden al fin solos.

3.- Valoración sociológica

a) La película y su relación con la sociedad

La película aborda con sumo tacto el problema del Alzheimer. El guión parte de la experiencia personal del director, cuya madre sufrió esta enfermedad. Esto explica en parte la sensibilidad mostrada y el cariño dado al personaje encarnado por Norma Aleandro.

El hijo de la novia llama a la sociedad a conocer mejor esta degeneración progresiva de las capacidades del cerebro y se muestre más receptiva y cercana a sus efectos en los ancianos. Para ello, da un papel protagonista, con todo lo que conlleva en cuanto a la visibilidad pública, a una paciente muy especial, que muestra los lados más dulces y también más tristes de este trastorno.

Juan José Campanella no esconde reacciones como la de Rafael, que se escuda en su estresante y absorbente trabajo cotidiano para excusarse de no haber visitado a su madre en el último año. La evolución de los acontecimientos hace que varíe su actitud hacia esta perturbación, en situaciones como su cambio de opinión acerca de la boda de sus padres.

4.- Valoración estética de la cinta, entendida como unidad

a) En cuanto a la realización

El guión de la película conjuga a la perfección momentos tiernos y duros, todos ellos aderezados en ocasiones con grandes muestras humorísticas por parte de algunos de los personajes. De hecho, Rafael, aunque tosco y grosero en algunos momentos, tiene auténticos chispazos muy divertidos, como en la conversación que mantiene con el cura.

Las aristas de este personaje endurecido por su ambiente personal, familiar y financiero se matizan con instantes tiernos, como cuando llora al leer un poema de su hija o al escuchar a su madre decirle que siempre le va a proteger.

La realización se muestra como sencilla en apariencia, pero tiene la infrecuente habilidad de reflejar los pequeños detalles cotidianos. Abundan los planos cercanos en los diálogos íntimos y privados mantenidos por los personajes. El elenco de actores se expresa a través de lo que dice pero también por medio de sus silencios, como cuando Rafael se queda mirando la tele a deshoras, o cuando descuelga un retrato familiar de una de las paredes del restaurante.

Por otro lado, factores como el vestuario y el maquillaje representan la moda de finales de los años 90 y principios de los 2000. Esto se muestra claramente en la forma de vestir y el peinado del personaje de Natalia Verbeke y en el de Sandra, la ex mujer de Rafael.

Esta contextualización también se muestra en que la hija de Rafael lleva una mochila con el dibujo de Pokémon, muy popular en aquellos años.

Por otra parte, en cuanto a la realización de la cinta, hay que destacar el uso que el director hace de distintas figuras retóricas. Así, se emplea la elipsis para recrear el desarrollo de la conversación que se mantiene durante la cena en casa de Rafael con la presencia de su amigo Juan Carlos. Se obtiene de esta manera un efecto dinámico y la escena se hace menos pesada para el espectador al omitir las presuntas horas de charla transcurridas.

También hay una concatenación por parte de Rafael cuando repite “ahora no lo puede ver”, en referencia a la enfermedad de su madre. El personaje parece darse cuenta de la gravedad de la situación a medida que repite estas palabras, reforzándose de esta manera el dramatismo de la escena.

b) En cuanto a las interpretaciones

Brillan merecidamente y con luz propia los tres actores principales: Ricardo Darín, Héctor Alterio y Norma Aleandro. Darín muestra todo los matices y la evolución personal de su personaje: desde el desquiciamiento por gestionar el día a día de un restaurante venido a menos y su falta de compromiso con los demás, hasta su cambio radical tras su primer infarto. Alterio igualmente muestra una sólida interpretación, con su creíble y entrañable representación de un anciano enamoradísimo de su mujer tras 44 años de conviviencia. Con la simple expresión de su cara aporta parte de los momentos más tiernos del filme, junto a la actuación de Norma Aleandro, que regala a los espectadores un trabajo extraordinario en su complicadísimo papel de enferma de Alzheimer. Norma pasa del desconcierto a pequeños flashes de lucidez, pero sobre todo irradia ternura y verosimilitud. Sin duda, su rol era uno de los más difíciles en el guión de Fernando Castets y Juan José Campanella.

Las apariciones en escena de estos excelentes actores ensombrecen en muchas ocasiones a otros personajes, como el de Natalia Verbeke. De esta manera, la interpretación de Verbeke no está al nivel de los tres protagonistas, pero ciertamente es que éstos dejan el listón muy alto.

En definitiva, El hijo de la novia es una joya del cine argentino contemporáneo. Se trata de una película que coloca un problema social como el Alzheimer en primer plano con delicadeza y a través del humor. A pesar de las situaciones dramáticas que se entrelazan en el ámbito familiar, sentimental y económico, El filme deja un regusto dulce, de reconciliación con uno mismo y con la esperanza de una sociedad mejor. Es una historia de la victoria de la vitalidad contra la crisis. Nino trata de ganarle la partida a la enfermedad de su mujer a través de la celebración de un matrimonio religioso que va incluso en contra de sus principios morales. Rafael, que no cree en el compromiso, da un giro de 360 grados y se replantea su vida con sus seres más queridos. Hasta Juan Carlos, al que le cuesta hablar de sí mismo al principio, vuelve a recuperar una amistad de la infancia, no sin algunos contratiempos entretanto. Era necesario un final feliz a tanta emoción, a tanta evolución de caminos y sueños rotos y recompuestos. Es todo un canto a los pequeños detalles que hacen tan importante la vida.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s