Luces y sombras de los medios de comunicación en Colima

Por: Elena González Antequera

IMG_6908

Contexto general en México

Es inviolable la libertad de escribir y publicar escritos sobre cualquier materia. Ninguna ley ni autoridad puede establecer la previa censura, ni exigir fianza a los autores o impresores, ni coartar la libertad de imprenta, que no tiene más límites que el respeto a la vida privada, a la moral y a la paz pública. En ningún caso podrá secuestrarse la imprenta como instrumento del delito”. Así de claro se muestra el artículo 7 de la Constitución mexicana. Sobre el papel, se vela de esta manera por la libertad de prensa, con los mencionados límites de la protección a la vida privada, la moral y la paz pública. No obstante, el panorama real a nivel nacional difiere del citado derecho constitucional.

Reporteros Sin Fronteras (RSP), entre otras organizaciones, viene denunciando incumplimientos en el área de la libertad de información, sobre todo en lo que se refiere a los propios periodistas. Así, en un reciente informe de dicha agrupación de informadores, se señala que México ocupa el lugar 148 de una clasificación de 180 países sobre libertad de prensa, aunque sube cuatro puestos respecto al año anterior.

Además, la ONG Freedom House, en otro estudio, indica que el país se encuentra en la posición número 132 de 197 países evaluados acerca de la libertad de prensa. Esta organización denuncia que México es una de las 66 naciones sin prensa libre y que, a pesar de que la libertad de prensa está integrada en la Constitución, y de recientes reformas legales para garantizar este derecho, existen condiciones que limitan el trabajo cotidiano de los periodistas.

Freedom House añade que los códigos penales y civiles son empleados para intimidar a los periodistas. Esta visión encaja igualmente con el último reporte de la organización Artículo 19, que trabaja a nivel internacional para promover y proteger el derecho a la libertad de expresión. Según este informe, las agresiones contra comunicadores aumentaron un 59% en un año. Paralelamente, se incide en que la mayoría de estos ataques se dan por servidores públicos que amenazan a la prensa.

images (3)

En esta misma línea, el Comité para la Protección de los Periodistas (CPJ, sus siglas en inglés) ya había alertado en 2014 que México se encuentra en el séptimo lugar mundial en impunidad de crímenes contra los periodistas. La Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH), también denuncia esta situación y llama la atención sobre el asesinato de más de 80 informadores entre los años 2000 y 2013.

Situación en Colima

Son datos referidos al país de forma general. Pero en cuanto a Colima, ¿cuál es la situación que encontramos? Como en muchos lugares, en esta ciudad se celebra también cada 7 de junio el Día de la Libertad de Expresión. Antes de su última celebración, se publicó el Reglamento de la Ley para la Protección Integral del Ejercicio Periodístico en el Estado de Colima, acción que, según se defendió desde el propio Gobierno colimense, tiene como objetivos garantizar la libertad e independencia de criterio, así como el de emitir opinión e informar.

Además, de acuerdo con la versión gubernamental, se reconocen así varios derechos relacionados con la propia actividad periodística: el secreto profesional, la cláusula de conciencia, el libre y preferente acceso a las fuentes de información y los derechos de autor y de firmas.

Otra de las novedades de esta normativa es que se fija la creación de una “Comisión General para la Protección Integral del Ejercicio Periodístico”. La meta es que el Estado pueda concretar su responsabilidad de proteger y garantizar el ejercicio libre de la profesión del periodismo en la entidad, según las declaraciones emitidas en aquellas fechas por el gobernador del estado, Mario Anguiano Moreno.

Éste puso de relieve que se inició un proceso para dar el apoyo económico que menciona dicha legislación en el caso de los periodistas que hayan perdido la vida en el ejercicio de sus actividades profesionales, en acciones de trabajo de alto riesgo.

En la hasta ahora última celebración del Día de la Libertad de Expresión, la presidenta de la Asociación de Periodistas de Tecomán, Armería e Ixtlahuacán (APTAI), Nélida Yensuni López Aldape, presente en el acto, argumentó que “en Colima existe libertad para el ejercicio periodístico. Como periodistas en este estado no vivimos los riesgos de la misma dimensión que en otras entidades y cuando los periodistas han sido víctimas de algún hecho, el Gobierno del Estado ha dado una pronta respuesta a la solución del conflicto”.

Para conocer la situación en Colima y contrastar estas versiones oficiales, se han entrevistado a varios periodistas colimenses de distintos medios de comunicación, tanto de prensa, como radio e internet. En estas conversaciones se han tratado diferentes asuntos, como la propia libertad de prensa, si existen presiones políticas o económicas para publicar u omitir ciertas informaciones y las condiciones en las que actualmente trabajan los periodistas.

Una de las fuentes consultadas en este investigación fue el fotógrafo freelance Dayan Jiménez. Éste afirmó que durante el tiempo que trabajó en Colima no recibió nunca instrucciones de cómo se tenía que cubrir algo, ni ninguna recomendación de su superior, que era el director editorial. “Siempre se me dio libertad de realizar mi trabajo. Sin embargo, en la Ciudad de México sí se presentó en repetidas ocasiones el que sólo entregara cierto tipo de fotos, esto por parte del subdirector y editor general de un periódico en el que trabajé”, recuerda.

Sobre este mismo tema de la libertad a la hora de ejercer el oficio, el también fotógrafo Sergio Tapiro, que trabaja igualmente en la actualidad como conductor de un programa en Radio Ángel Guardián, señala que hay “mucha censura cuando atacas sin querer a quien sostiene económicamente al medio”.

Presiones

Paralelamente, Tapiro añade que los anunciantes, al contratar publicidad con el medio, creen que pagan “protección” para que no se saque información que les perjudique. Por otro lado, Tapiro reconoció que ha recibido presiones a la hora de cubrir sucesos de nota roja por parte de los policías.

Por ejemplo, contó que los propios policías le pedían que no tomara fotos, pero que entonces les comentaba que no iba a sacar sus caras. Por otro lado, hizo referencia a que los anunciantes también presionan de manera indirecta, llamando al director para comunicar su descontento con algún redactor en particular.

i_la-persecucion-judicial-reflejada-con-humor-por-el-dia_5588Por su parte, Juan Carlos Flores, corresponsal de La Jornada, que cuenta con 13 años de experiencia en periodismo, sostiene que existe “total libertad creativa” a la hora de escribir artículos y que no hay “temas tabú”. No obstante, matiza que sí que se sigue una agenda. A la pregunta de que si alguna vez le han rechazado algún texto, expone que no le publicaron una crónica de la visita de Peña Nieto cuando éste era candidato a la presidencia de Gobierno, con la explicación de que su escrito era demasiado crítico. Reconoce también que alguna vez le han “suavizado” alguna información escrita por él antes de su publicación. Pero el caso más interesante y la vez impactante fue cuando trabajó en una investigación para un libro con otros colegas periodistas. Algunos compañeros recibieron amenazas anónimas para obligarlos a no seguir investigando. Flores confirma haberse sentido muy presionado y, aunque continuó investigando los hechos, sí optó por que no saliera publicado el libro bajo su nombre. Esta decisión fue plenamente apoyada por el director del medio dada las circunstancias que afectan la seguridad de los propios periodistas.

Emisoras

Flores argumenta que las radios no son tan críticas con las autoridades porque dependen demasiado de la publicidad de las instituciones. Matiza que los otros medios de comunicación también se ven afectados por esta dependencia de los ingresos de parte de las mencionadas instituciones. Considera, por otro lado, que se dan casos de autocensura por parte de los periodistas, aunque hay paralelamente un margen para investigar ciertos temas.

Además, el Dr. David Chávez, profesor titular en la Universidad de Colima y colaborador de AF Medios, indicó que los anunciantes presionan tanto en la forma como en el contenido. En este sentido, argumentó que la creatividad del periodista juega un papel fundamental para contrarrestar estas influencias y buscar formas alternativas para presentar la información. Para Chávez, las presiones más acusadas las representan el coste del papel y de la tinta, y los anunciantes.

Chávez sostiene también que puede haber cierta complicidad entre los políticos y los medios de comunicación y denuncia intentos de soborno hacia los periodistas. Por ejemplo, si un político está implicado en un accidente, se puede silenciar este suceso. El propio Chávez contó que en periodos de campaña política a todos los medios les va bien por el flujo de publicidad que los medios de comunicación reciben en estos periodos.

En cuanto a las presiones recibidas por algunos medios en Colima, Chávez mencionó casos de hackeo de portales digitales y cuentas de redes sociales. De esta manera, lograban “saturar” la web o direccionarla hacia páginas con otros contenidos o incluso de contenido pornográfico.

Influencia política

chiste-nik-el-periodismo-q-le-gusta-a-los-k

Arnoldo Delgadillo es otro periodista de AF Medios, un reportero web. Reconoce que hay autocensura por parte de los propios informadores, y coincide como sus anteriores colegas que hay una dependencia importante de los ingresos publicitarios.

Cree que hay opiniones divididas sobre el trabajo y el enfoque de AF Medios, que van desde las críticas de amarillismo hasta oficialistas o “vendidos”. No obstante, defiende la imparcialidad del propio medio frente a presiones de otros partidos. Cita como ejemplo al partido político Morena, del cual dice haber recibido insinuaciones de “chayotero”. Sin embargo, no es el único. Delgadillo conoce el caso de otros periodistas a los que se les ha tildado de lo mismo. En este sentido, manifiesta también que hay acuerdos entre los medios para no cubrir actos de Morena si persisten sus agresiones verbales a periodistas, tanto de AF Medios como de otros medios de comunicación.

Delgadillo afirma que nunca le han retirado ni censurado ningún artículo y tampoco le han mutilado párrafos. Los únicos cambios recibidos obedecen a cuestiones de estilo. No obstante, sí reconoce que no se le publicó una investigación realizada por “motivos externos”. En lo que toca a la libertad de expresión, también matiza que los periodistas practican la autocensura.

Condiciones laborales

En el día a día de su profesión, Delgadillo detalla que en Colima hay roles muy definidos en la manera de trabajar y también que la falta de tiempo es una de las mayores trabas a la hora de investigar temas sociales o indagar en asuntos incómodos para el poder. Igualmente, denuncia “malas mañas” por parte de algunos periodistas veteranos. Sin embargo, sí reconoció que los informadores más jóvenes no ejercen este tipo de prácticas.

Sobre el espinoso tema de las complicadas relaciones con los anunciantes, Delgadillo afirma no haber recibido presión alguna. Destaca la iniciativa de medios como Colima 3.0 por buscar líneas de financiación alternativas, aunque objeta que los ingresos de la mayoría de los medios de Colima dependen del sustento aportado por las distintas administraciones.

Acerca del contenido de las publicaciones, este joven periodista insiste en señalar la dificultad de llevar a cabo investigaciones en profundidad por la premura de tiempo. “Lo ideal sería que los medios apostaran por un periodismo de largo aliento”, sostiene. No obstante, muchas indagaciones se realizan en el tiempo libre del periodista. Además, mantiene que el periodista lo es las 24 horas del día.


Por otra parte, Alejandra Regla Maldonado vive una situación distinta. Esta joven periodista trabaja para la Universidad de Colima, cubriendo los eventos en los que participa el rector, que es el protagonista en sus informaciones. Reconoce que ejerce un periodismo distinto, apegado al planteamiento institucional. “Es como saber hasta dónde”, apunta, en referencia a los límites de los contenidos, por lo que plantea que existe cierta autocensura.

Antes de la universidad, estuvo colaborando con AF Medios, dedicándose a publirreportajes. En consecuencia, como es lógico, no se comunicaban detalles negativos sobre las empresas protagonistas de los mencionados publirreportajes. También en otra experiencia periodística hizo reportajes de investigación social, como por ejemplo, las condiciones de vida de los jornaleros.


1282513061919-libertad_de_prensa_WeilMaldonado defiende que existe libertad de prensa en algunos medios, al margen de los oficialistas. También indica que se proporciona una imagen institucional de la universidad tanto en la web, como en las redes sociales. En este sentido, se ofrecen las noticias referentes a la propia institución, y sus novedades, además de la agenda cultural. Las condiciones de trabajo, como el horario y el sueldo, son estables, según refiere.

Precarización

La precariedad de sueldos y materiales es precisamente un punto común que se da prácticamente en la mayoría de medios, a excepción de AF Medios y la Universidad de Colima. Así, los periodistas consultados dan cuenta de las dificultades laborales a las que hacen frente. Los sueldos bajos hacen que los informadores tengan que buscarse dos o tres trabajos, lo que merma la calidad de los contenidos, como han comentado algunos de los entrevistados. Tampoco se dispone de seguros sociales, fondos de retiro, vacaciones o aguinaldos en la mayoría de los medios de comunicación. Y muchos de los periodistas y, sobre todo, fotógrafos se ven obligados a usar su propio equipo de trabajo para cubrir noticias.

Estas condiciones hacen que se vea afectado también el periodismo de investigación. Como declara Arnoldo Delgadillo, “es muy complicado encontrar un medio que te financie la investigación de un mes. No hay ni el tiempo ni el financiamiento para tratar temas sociales, eso es lo que le falta al periodismo de Colima”.


Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s